Actuación organizado por la Corporación Cultural de Molina, contó con la asistencia de un público que aplaudió el trabajo investigativo de las artistas que cantaron a la humano y mostraron su versatilidad con sus instrumentos. Cada una de ellas con características similares, mujeres de mucho esfuerzo cantaron sus sueños y su poesía, actuación que fue retribuía con el aplauso del público presente. 

Una de las Cantoras, Ofelia Gana, con una trayectoria importante en este arte musical, reconocida como Cultora Tesoro Humano Vivo, por la difusión de nuestras tradiciones usando como arma su guitarra y sus versos, considerada además como la cantora de los rodeos chilenos. Ella empezó como cantora campesina en su pueblo de Salsipuedes, amenizando funerales, los nacimientos, matrimonios, conociendo en este andar a las Morenitas quienes la introdujeron en el canto del rodeo, que hasta el día de hoy realiza cuando así lo requiere el mundo del deporte más criollo chileno. Y otras características importantes de Ofelia es su investigación sobre la Vihuela, la cual también rescató, instrumento que se olvidó en nuestro país considerada como la madre de la guitarra.

La Arpista invitada, joven talento chileno de este difícil instrumento de cuerdas, Daniela Alarcón, desde el 2008 se ha destacado como una notable ejecutante del Arpa. Alumna del maestro, Manuel Espinoza desde los 16 años, ha acompañado a la cantora de rodeo Ofelia Gana en diversas actividades a lo largo de Chile, participando en muchos encuentros y festivales, como el encuentro de Arpas en Mulchén el 2013 y el Festival Internacional Arpas al Sur de Chile en Concepción 2014, además de múltiples eventos privados. Su repertorio incluye música chilena y latinoamericana, es sin  duda una de las exponentes más jóvenes de nuestro país en Arpa, concertista reconocida a nivel internacional que dentro de los próximos meses viaja al Festival Internacional a Argentina representando a Chile con la cantora Ofelia Gana.

Y la tercera invitada de la comuna de Sagrada Familia, ganadora de muchos festivales entre estos Molina y Olmué, profesora general básica, aprende el canto con su abuela Rosa, quien tocaba guitarra traspuesta y cantaba a lo humano, siempre tuvo la inquietud por el canto campesino, ya que las primeras canciones que aprendió fueron tonadas y cuecas. Canta desde los 12 años, fecha en la cual aprende a tocar guitarra traspuesta para más tarde conocer la afinación universal. Uno de los grandes logros fue sin duda cultivar la décima gracias a que conoce a un poeta payador que le transmite en forma oral los conocimientos de la poesía popular que ella conocía un poco por lo aprendido con su abuela. Mauricia Saavedra, es una mujer que encanta con su arte, participando en diversos encuentros de cantoras en la zona central, siendo normalmente invitada a encuentros, seminarios sobre poesía popular y canto a lo humano y lo divino.

Para Claudia Araya Ortega, Gerente Ejecutiva de la Corporación Cultural de Molina, fue un privilegio presentar a estas cantoras populares y a la joven arpista nacional, mostrando parte de los lineamientos y los objetivos trazados por la corporación que tiene como norte, presentar eventos y espectáculos a la comunidad de Molina, de alta calidad y de identidad nacional. Molina verdaderamente vivió “Un Encuentro de Raíces”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí