Junto con criticar al Gobierno por no informar al municipio de la situación, la jefa edilicia, Priscilla Castillo, pidió que el Ejecutivo adopte urgentemente la medida para evitar más contagios de COVID-19 y regule el precio de los productos para apoyar a las familias.

Con sorpresa tomó a la comunidad el anuncio hecho por el Gobierno acerca del primer fallecimiento en la Región del Maule producto de contagio del COVID-19 o Coronavirus.

Se trata de una persona de sexo masculino, de 44 años y que se encontraba en situación de calle, habiendo llegado a Molina el día anterior a su ingreso al Hospital Santa Rosa (sábado 28 de marzo).

Una vez ahí, dado lo complejo de su situación, fue derivado a Curicó, lugar en el que, pese a los esfuerzos del personal médico, perdió la vida producto del cuadro viral.

El funeral tuvo lugar en la misma comuna, pero se realizó sin acompañantes y con medidas especiales de precaución.

PIDEN CUARENTENA TOTAL

Lo complejo de la trazabilidad de su contagio es lo que preocupa a las autoridades, especialmente a la alcaldesa Priscilla Castillo, quien manifestó que “el riesgo de contagio masivo que podemos tener es muy alto, porque al tratarse de una persona en situación de calle, no sabemos exactamente con quién se juntó y hacia dónde propagó el virus”, razón por la que “hablé con el Intendente y la Seremi de Salud, porque necesitamos cuarentena total para Molina”.

La jefa comunal también deslizó sus críticas hacia el manejo de la situación sanitaria que ha tenido el Gobierno, ya que el municipio no fue informado del fallecimiento de esta persona. “A mí me parece impresentable que la forma en la que nos enteramos, sea el comunicado a nivel nacional que dio la Subsecretaria de Salud (Paula Daza). Creo que aquí hay cosas que deberían funcionar mucho mejor, porque lo principal es evitar el contagio masivo del virus, da lo mismo quién da la noticia”, dijo.

Por último, Priscilla Castillo pidió que el Gobierno intervenga en el precio de los productos básicos para no afectar la economía de las familias que deberán quedarse en sus casas. “Como se trata de una emergencia y tenemos libre mercado, las cosas comienzan a subir de una manera impresionante, por lo que debieran fijarse precios para varios productos. No entiendo por qué otros países lo pueden hacer y nosotros no”, puntualizó.