Desde el municipio, la alcaldesa Priscilla Castillo explicó que podrán acogerse a este beneficio los emprendedores que presenten ventas inferiores a 2.400 U.F. anuales.

Brindar apoyo a los emprendedores locales es el objetivo del municipio molinense con la decisión de postergar el pago de las patentes comerciales cuyo vencimiento estaba programado para el 31 de julio.

De acuerdo a lo informado por la propia alcaldesa Priscilla Castillo, la medida fue adoptada para dar un respiro a uno de los sectores más ahogados tanto por la debacle económica desatada por la pandemia del Coronavirus como por el estallido que visibilizó la profunda crisis social por la que atraviesa el país.

En concreto, son dos las opciones que se presentan para los contribuyentes: extender el plazo hasta el 31 de octubre para cancelar todo en una sola cuota, o bien, suscribir un convenio de seis cuotas a contar del 31 de julio.

Para acogerse a cualquiera de estos dos beneficios, el requisito es presentar ventas netas anuales que no superen las 2.400 Unidades de Fomento (UF), lo que equivale aproximadamente a sesenta y nueve millones de pesos.

“Queremos apoyar de alguna forma a los pequeños comerciantes de nuestra comuna y por eso, como municipalidad, decidimos postergar el pago de patentes. Legalmente, no podemos rebajar el monto como quisiéramos, pero sí podemos otorgar estas facilidades sin multa ni intereses”, explicó la autoridad.

Cabe destacar que la medida comenzará a regir una vez que sea aprobada en votación del Concejo Municipal.