Historia Lontue

Lontué en Mapudungun significa “Zona Tierra Baja”

Gentilicio: Lontuenino/a.

Fundación: Entre los años 1885 y 1890, su aniversario se acostumbra celebrar en el mes de octubre de cada año.

Se indica que en el periodo PRE-colombino Lontué ya era conocido y se proyectaba al resto del país como uno de los valles de grandes bondades por la riqueza de su tierra. Sus límites por el norte llegaba hasta el río Lontué y por el sur hasta el río Claro.

En este hermoso valle vivían varios grupos de Indios, quienes disfrutaban de las bondades y generosidad del valle ofreciendo para su existencia una exuberante vegetación y bosques nativos entre estas especies arbóreas estaban los robles, raulí, mañío de hoja corta y larga, boldo, avellanos y sauces que nacían al lado de los riachuelos que corrían transversalmente por el valle y al mismo tiempo el Canelo el árbol sagrado de los indios.

La localidad de Lontué y sus zonas aledañas, que comprenden las denominaciones de origen Valle de Curicó y Valle del Maule, junto con los ríos Teno y Lontué, son reconocidas a nivel nacional por su alta concentración de viñedos y su tradicional empresa vitivinícola. Así, en Lontué se encuentran viñas con prestigio a nivel mundial, tales como la Viña Santa Rita, Santa Concha y Toro, Viña San Pedro, Viña Valdivieso y Viña la Fortuna.

Otros antecedentes

El 7 de abril de 1814 se enfrentan patriotas y realistas en el sector de Quechereguas (Quecherehua) debido a esta batalla actualmente la avenida principal de Lontué lleva el nombre de 7 de abril.
Lontué fue una zona altamente triguera en la época de oro de la agricultura chilena, arribando al lugar mano de obra de otros puntos del país, muchas de estas familias se quedaron para siempre en este hermoso valle. Nace así los “Inquilinos”.
Otro dato importante fue la llegada del ferrocarril (25 diciembre de 1886) a la zona, medio por donde eran transportados con prontitud a los centros comerciales los productos desde Lontué.

Aluvión: (16 junio de 1986)

Uno de los hechos catastróficos ocurridos en el país fue lo sucedido un 16 de junio del año 1986, cuando se desborda el río Lontué a la altura de las 25 (Pichingal, Buena Paz) y las bocatomas existentes donde los agricultores desviaban las aguas para regar sus cultivos. Agua que toma el curso o cauce natural que tenía, lugares que eran habitados por familias que se extendían a lo largo del lontué y muchas de ellas a orillas del río, fueron arrasadas por el torrente. Muchas vidas humanas, animales, aves, cultivos y enseres domésticos se perdieron (más de medio centenar de desaparecidos y unas 4 mil familias damnificadas). El río no tuvo compasión arrasó con todo lo que pilló a su paso, fueron minutos, horas y días de caos total, familias arriba de los techos, la autoridad de turno no tenía una respuesta inmediata del nivel central. La avenida 7 de abril presentaba la fuerza del torrente y su poder destructivo a pesar de recorrer más de 5 a 6 kilómetros entre bosques y viñas llegó a Lontué, mostrando la naturaleza su poderío.

Parroquia San Bonifacio: Historia

Iglesia San Bonifacio Lontué
Iglesia San Bonifacio Lontué

La iglesia de Lontué fue erigida el 24 de febrero de 1926, fundaron esta parroquia e hicieron construir la Iglesia y sus anexos don Bonifacio Correa Albano y su esposa Mercedes Errázuriz.

Fue bendecida el 16 de Marzo de 1930 por el Nuncio Apostólico Mons. Héctor Felice. La construcción de la parroquia San Bonifacio de Lontué comenzó aproximadamente en 1920, terminando en 1926. Su arquitectura está inspirada en un estilo Neogótico, sus planos son de origen francés y están basados en una obra del siglo XVII. Se caracteriza por ladrillos a la vista, nave de albañilería reforzada y cantería en hormigón granítico, con 12 columnas románicas y planta en forma de cruz; nave principal, más la sacristía y el coro. Posee una torre con campanario desde donde se puede ver todo el pueblo y la gran cantidad de viñas que lo rodean. No es menor la representación de escenas cristianas en vitreaux francés; la cubierta del techo estaba constituida por tejas (después fue cambiado por zinc, para eliminar el exceso de peso sobre las vetustas vigas de roble). La edificación y la arquitectura debieron costear una significante fortuna para la época, lo que denota el fuerte espíritu católico de la familia Correa Errázuriz.

La parroquia San Bonifacio seguirá iluminando el camino de prosperidad y crecimiento del pueblo de Lontué.