Una esperada noticia recibieron en el municipio de Molina con el anuncio de la entrega del terreno a la empresa que hará los trabajos de pavimentación en la Ruta K-275, conocida como el camino hacia el Parque Nacional Radal Siete Tazas.

Se trata de un proyecto de mejoramiento para 18,5 km, llegando hasta el sector del Retén y que implica también la reposición de puentes, beneficiando así tanto a la turística comuna como a su vecina Río Claro.

“Este es un proyecto que esperábamos desde hace mucho tiempo. Se trata de una inversión importante y ya en el mes de agosto la empresa estará instalándose en el lugar, lo que permitirá también generar trabajo”, expresó la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo.

LAS OBRAS

El Secretario Regional Ministerial (Seremi) de Obras Públicas, Francisco Durán, comentó que “el diseño de la Dirección de Vialidad considera un trazado completo de 30 km y, estando ya la primera parte ejecutada, nosotros podemos perfectamente trabajar en buscar los recursos para completar lo que falte del camino”.

Desde el organismo indicaron que las obras para los primeros 18,4 km tendrán una duración aproximada de dos años, siendo junio de 2020 la fecha tentativa de término.

Por su parte, el Intendente de la Región del Maule, Pablo Milad, comentó que “se trata de una zona turística maravillosa, pero debemos dar la comodidad a la gente para que llegue ahí, por eso hicimos esta inversión de más de 9.500 millones de pesos”.

Confirmando el valor patrimonial y turístico del Parque Nacional, Priscilla Castillo recordó que “recibimos solo en el verano, cerca de 70 mil visitantes”, por lo que seguramente esa cifra aumentará esta temporada.

Sin comentarios

Deja un comentario