Con la postura simbólica de la primera piedra, el Hogar del Buen Samaritano de Molina, inició la construcción del cuarto pabellón para enfermos, que tendrá dos pisos y con una capacidad de 100 camas. 

El nuevo pabellón tendrá un costo cercano a los Mil Millones de Pesos, estará ubicado en la parte posterior del hogar y se espera comenzar su construcción dentro del primer trimestre de este año.

Nueva Capilla 

En la misma ceremonia, el obispo de Talca Monseñor Horacio Valenzuela encabezó  la bendición de la nueva capilla del hogar.

La construcción recibió la consagración del obispo Valenzuela con el santo crisma para  el altar, las murallas y el incienso elevó la oración a Dios.

Debido al su delicado estado de salud, la fundadora de la congregación, Madre Irene García  de Prado, no pudo estar físicamente en la ceremonia, pero envió un mensaje  en audio que emocionó a los asistentes.

La capilla fue impulsada por el fallecido sacerdote Ángel Lago, cuyos familiares descubrieron una placa en su nombre.

 

 

Sin comentarios

Deja un comentario