Medio Ambiente

Tensión y nerviosismo a más no poder. Así se vivió ayer un histórico momento en Talca, cuando el Intendente del Maule, Pablo Milad, junto a un grupo de Seremis debió decidir sobre un polémico proyecto para Molina.

Se trataba de la mega-planta avícola de la empresa Agricovial, cuyas intenciones eran instalarse a 23 km del Parque Nacional Radal Siete Tazas generando más de 120 toneladas diarias de guano.

La jornada estuvo marcada por la temprana llegada de manifestantes molinenses que comenzaron, a eso de las 08:30 horas, a desplazarse con pancartas y megáfonos por las calles de la capital regional, dirigiéndose hasta las afueras del edificio del Gobierno Regional; exigiendo a las autoridades no dar luz verde a lo que podría ser el mayor desastre ambiental en la historia de su comuna.

La propia alcaldesa Priscilla Castillo encabezó la protesta en donde incluso algunos jóvenes que pasaban por la Plaza de Armas, decidieron sumarse a la llamativa movilización ciudadana.

LA VOTACIÓN

El reloj marcaba las 09:00 horas y se acercaba la hora de la verdad, acelerándose los ánimos de los presentes, especialmente después de conocer que la reunión se realizaría a puertas cerradas, sin posibilidad de intervención de terceros.

Casi una semana antes del decisivo momento, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), había emitido un informe consolidado en el que era lapidario con las intenciones de la firma propiedad de Germán Vial.

Tras recoger la serie de observaciones hechas por organismos técnicos y habiendo incluso extendido plazos para las respuestas de la compañía, el SEA determinó que ésta no cumple a cabalidad con la normativa legal ni ha subsanado “los errores, omisiones e inexactitudes planteados en el o los Informes Consolidados de Aclaraciones, Rectificaciones y Ampliaciones”; señalando también que no se justificó la falta de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Con todo esto presente, el Intendente y los Seremis plasmaron, de forma unánime, su rechazo al mega-proyecto, cuya noticia fue recibida casi instantáneamente por quienes se manifestaban pacíficamente en el exterior del edificio.

VECINOS CELEBRAN

Tras conocer la noticia, comenzaron los abrazos y gritos de alegría de quienes todavía gritaban consignas contra la avícola en plena Plaza de Armas.

“Lo esperábamos, pero tuvimos miedo por las presiones económicas que hay. Agradezco a Federico y Catalina, que formularon observaciones que la avícola no pudo contestar, porque no había forma de que dijeran que no iban a contaminar. Estamos contentos también porque el SEA técnicamente rechazó”, dijo la presidenta del Consejo Ecológico de Molina, Eulalia Navarro.

Por su parte, Felipe Rojas, joven estudiante que se unió a la protesta, calificó de positivo el hecho de que la primera autoridad comunal fuera partícipe de la expresión ciudadana, diciendo que “me parece una muy buena señal por parte de los propios representantes territoriales de la comuna en su lucha. Aquí se da una señal de que se entienden las demandas de la gente y se apoyan”.

SABOR AGRIDULCE

Una vez finalizada la votación, la alcaldesa Priscilla Castillo manifestó tener sentimientos encontrados, ya que la avícola puede volver a la carga. “Estamos parcialmente contentos, porque si bien agradecemos que se haya rechazado, la empresa puede perfeccionar su proyecto y presentarse nuevamente en una semana más. Por eso, aspiramos a un cambio de ley que considere la participación ciudadana en las decisiones; además, estas compañías deberían pasar por un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y no por una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), que fue el camino más fácil”, aseveró.

De igual manera, la jefa edilicia explicó que “sirvieron las manifestaciones que hizo la ciudadanía. El estallido social también hace un llamado a la reflexión de las autoridades, en el sentido que no podemos permitir empresas con este grado de contaminación, porque en definitiva atentan contra el medioambiente y la calidad de vida de los habitantes de la comuna”.

Por su parte, el concejal Francisco Valdés indicó que “la gente de campo siempre es la que sufre los embates de las grandes empresas y, en Molina, el 60% o 70% es campo. Por eso, esta es una gran noticia, ya que no habrá contaminación en lugares como Fuente de Agua, La Valdesina, El Yacal, Alupenhue o Buena Paz. Es un gran triunfo”.

 

Con la presencia de la propia alcaldesa Priscilla Castillo, decenas de estudiantes de molinenses salieron a la calle a expresar su firme rechazo a la llegada de una empresa avícola a la turística comuna.

La masiva marcha obedece al rechazo rotundo de los habitantes del lugar frente a lo que podría ser el mayor desastre ambiental de su historia debido a los cientos de toneladas diarias de guano que la propia empresa Agricovial admite que se producirán en sus faenas.

A juicio de los cerca de 200 manifestantes, la firma propiedad de Germán Vial ha mostrado una nula preocupación por los graves problemas de salud que se generarán en la población, principalmente por la llegada de moscas y los malos olores.

Incluso, en una de las jornadas de participación ciudadana mandatada por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) realizada en junio de este año, los ejecutivos de la compañía simplemente no supieron qué contestar ante las consultas de los lugareños. “Hacía mucho frío y las preguntas eran muy difíciles”, dijo en ese entonces el gerente de producción, Joaquín Moreno, ante la atónita mirada de los presentes.

SECTOR CON HISTORIA

Un aspecto alarmante de la situación es la ubicación del proyecto, ya que el fundo elegido está en la localidad Fuente de Agua, a solo 23 km del Parque Nacional Radal Siete Tazas.

“Es un sector que se ha querido intervenir harto, primero con una salmonera que se bajó y ahora con una avícola, produciendo gran cantidad de efectos nocivos como los malos olores, infiltración de contaminantes al agua y al aire, además del maltrato animal”, señala Catalina Arroyo, presidenta del Consejo Ecológico de Molina.

La activista social destaca que “la comunidad mostró su oposición desde el comienzo y ahora, con todo el movimiento social que ha surgido, la gente se da cuenta realmente de cómo nos pasan por encima y nos abusan”.

MUERTE AL TURISMO

Un punto no menor también es el impacto que tendría esta planta aviar en la imagen de Molina como destino turístico. Por ello, la alcaldesa Priscilla Castillo se muestra preocupada diciendo que “junto con los efectos adversos para la biodiversidad del lugar y para la salud de las personas, con esto nos van a matar todo el turismo en la zona, afectando la economía de decenas de familias que apuestan por poner en marcha sus emprendimientos orientados hacia una experiencia tradicional y amigable con el entorno. Esta avícola puede terminar para siempre con esto”.

La primera autoridad comunal también señala que “este mega-proyecto generará una enorme congestión vial en el acceso por Lontué, donde 31 camiones transitarán todos los días por el lugar, afectando completamente el flujo vehicular de los residentes”, reiterando su postura junto al Concejo Municipal de que “no les creemos nada”.

LA ÚLTIMA PALABRA

Este lunes 25 de noviembre, el Intendente del Maule, Pablo Milad, junto a un grupo de Seremis, tendrá la misión de aprobar o rechazar el proyecto de la empresa Núcleo Agricovial, tras el informe emanado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Es por ello que los vecinos de la comuna ya anunciaron una próxima manifestación para el lunes 18 de noviembre, mediante la salida de una caravana desde la renovada Avenida Poniente.

“Nosotros no vamos a descansar. Si bien, esperamos que se rechace el proyecto, la empresa después puede volver a presentarse. Aspiramos, entonces, que se cambie la ley para que estas empresas pasen por un Estudio de Impacto Ambiental y no por el camino más fácil, que es una Declaración de Impacto Ambiental”, concluye la alcaldesa.

0 432

Atentos al proceso de evaluación ambiental del proyecto avícola se encuentran los molinenses y lo demostraron ayer tras reunirse con el Intendente de la Región del Maule, Pablo Milad, para pedirle que no apruebe la llegada de la empresa Agricovial.

La comitiva estuvo encabezada por la propia alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, quien fue acompañada por dirigentes de Juntas de Vecinos, clubes de adulto mayor, el Consejo Ecológico y el Colegio de Profesores, entre otros.

En la oportunidad, los presentes entregaron una carta a la máxima autoridad regional explicando sus razones para oponerse a lo que, a su juicio, podría ser el mayor desastre ambiental en la historia de la turística comuna al generar cientos de toneladas diarias de guano y a solo 23 km del Parque Nacional Radal Siete Tazas.

AVANZA LA EVALUACIÓN

De acuerdo a lo informado por el Servicio Evaluación Ambiental (SEA), la propuesta de la empresa Agricovial está en período de análisis, ya que ahora le corresponde a la compañía contestar la serie de observaciones que hicieron los organismos pertinentes y la comunidad.

“El Director del SEA (René Christen) nos explicó cada uno de los pasos y hoy hay que esperar la respuesta de la empresa. Luego de ello, habrá mesas de trabajo y eso finalmente llegará al Intendente junto a un grupo de Seremis. Como municipalidad, estamos muy atentos para contarle a la comunidad, pero lo que sí pedimos es que la gente cada vez se manifieste más”, indicó la alcaldesa Priscilla Castillo.

“En la medida en que digamos no a la avícola, levantaremos la idea de que prime no solo lo técnico, sino que también el valor humano y la calidad de vida de las personas”, agregó la jefa comunal molinense.

PREOCUPACIÓN

Su preocupación manifestaron quienes firmaron la carta dirigida al Intendente, ya que son varios los riesgos que genera un plantel avícola. Así lo explica Federico Orellana, biólogo e integrante del Consejo Ecológico de Molina, explicando que quedan en el aire dos inquietudes principales.

Lo primero es “la administración de antibióticos para grandes planteles de animales, ya que se ha comprobado que generan resistencia en los patógenos y pueden transferirse al ser humano, como ha sido el caso de la gripe aviar y la fiebre porcina. Lo segundo es que nos acercamos a una sequía de dimensiones desconocidas y, probablemente, los cursos de agua y las cantidades nunca serán fiscalizadas por alguien; por lo que es muy probable que usen mucho más de lo que indican en su proyecto, generando una merma en los acuíferos de las demás comunidades”, argumenta.

INTENDENTE

Tras la cita y, luego de atender los planteamientos de la comitiva, el Intendente del Maule, Pablo Milad, indicó que el tema avícola “está en un proceso ordenado, donde se han subsanado algunas peticiones y otras no. Esto no significa que se haya aprobado o rechazado, sino que está todavía en evaluación”, añadiendo que “estamos en un país con Estado de Derecho, donde todas las personas pueden hacer presente su sentir y yo como Intendente debo escuchar a todas las partes”.

Consultado sobre su rol en la votación final, recordó que se trata de una comisión donde participan también los Secretarios Regionales Ministeriales (Seremis) de diversos ramos. “Soy uno de los nueve que toman la decisión y para ello se analizan los documentos por sector donde participan carteras como Agricultura, Salud, Transporte y el Ministerio de Obras Públicas (MOP) con su Dirección General de Aguas (DGA) y su Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), entre otros. También se escucha la sugerencia del SEA en base a los cumplimientos e incumplimientos de sus peticiones”, aseveró.

0 492

Su evidente molestia hicieron sentir los habitantes de Molina por la presentación de la empresa Núcleo Agricovial, en el marco de la jornada de participación ciudadana mandatada por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) para definir la posible instalación de una avícola a 23,5 km de Radal Siete Tazas.

Este último organismo determinó la realización de la charla en la Escuela La Palmilla, lugar hasta el que llegó más de un centenar de molinenses que, pese al frío de la zona precordillerana, se mantuvieron firmes para conocer los detalles del proyecto que podría convertirse en el mayor desastre ambiental en la historia de la turística comuna.

Hasta el recinto arribaron profesores, vecinos del sector, autoridades como la alcaldesa Priscilla Castillo e integrantes del Concejo Municipal, miembros del Consejo Ecológico y dirigentes sociales de varias villas y poblaciones.

CAMBIO DE LUGAR

El reloj marcaba las 17:00 horas y el equipo de profesionales del SEA abría la conversación al interior de una de las aulas con capacidad para apenas 30 personas. Ante los reclamos de los participantes y de la propia jefa comunal, debieron trasladar todo hasta la cancha del recinto, donde el municipio había dispuesto de amplificación y pantalla LED para que todos los presentes pudieran escuchar lo que se hablaba.

Tras ello, el organismo evaluador pudo realizar su charla, pese a los cuestionamientos por haber permitido el ingreso del proyecto como “declaración” y no como “estudio” de impacto ambiental. Junto con ello, se hizo ver la disyuntiva sobre si efectivamente esta instancia legal permite que la ciudadanía “participe” de la toma de decisiones.

EL GUANO

El momento más álgido de la jornada se vivió cuando llegaron los representantes de Agricovial, encabezados por Joaquín Moreno, gerente de producción de la firma propiedad de Germán Vial.

Todo partió mal para la empresa avícola, ya que el expositor se limitó a leer las diapositivas que trajo en su presentación, desatando la molestia de los vecinos.

Pero la situación que más indignó a los presentes fue cuando comenzaron las preguntas de la ciudadanía, haciendo ver la inconsistencia de varias de las cifras que ésta presentó como respuesta al SEA. Una de ellas tiene que ver con la cantidad de guano emitido por día (183 toneladas), lo que se mantiene pese a disminuir de 11 a 7 los galpones de postura.

FALTA DE RESPUESTAS

Además, la afirmación de que ocuparán agua de tres pozos durante diez años fue refutada por Federico Orellana, integrante del Consejo Ecológico, quien les dijo que “es una mentira, porque tendrían que hacerlos de 300 metros de profundidad, así que se verán obligados a usar aguas del estero La Viña o de varios más”.

Otro de los puntos preocupantes es la proliferación de moscas, las que, de acuerdo a los últimos estudios, son capaces de transportar 350 tipos de bacterias patógenas distintas. De igual forma, se consultó sobre la mitigación del efecto que tendrán 31 camiones ingresando a la comuna por Lontué y pasando por Pichingal.

“Es algo que escapa a mis conocimientos. No sabría responder” fue la respuesta recurrente de Moreno, causando la desazón de los asistentes.

CULPA DEL FRÍO

Consultado posteriormente por la falta de respuestas, Joaquín Moreno se excusó diciendo que “hacía mucho frío y las preguntas fueron muy difíciles”, agregando que “lamento que no hayamos podido mostrar los cambios al proyecto”.

Por su parte, la alcaldesa Priscilla Castillo, afirmó que “todos somos testigos de que estamos hablando con alguien que no sabe del tema y que no responde como corresponde. Reitero, no les creemos nada”. Por tal motivo, se dirigió a Moreno diciendo “dígale al dueño, a su jefe, que no queremos la avícola y haremos hasta lo imposible para impedir que se instale”.

La siguiente fase del proceso contempla un breve período para que la ciudadanía haga sus descargos por escrito, los que serán enviados por el SEA para que la empresa conteste. Finalmente, el informe definitivo será entregado al Intendente del Maule con un grupo de Seremis pertinentes, quienes tienen la última palabra.

Hasta el propio Concejo Municipal de Molina llegaron los representantes de la polémica empresa Núcleo Agricovial, con motivo de convencer a las autoridades de apoyar la instalación de una planta avícola que producirá más de 180 toneladas diarias de guano a solo 23 km del Parque Nacional Radal Siete Tazas.

Tras haber solicitado la cita formalmente mediante la ley del lobby, Antonio Aguirre, gerente general de la firma propiedad de Germán Vial, comenzó a exponer ante los presentes sobre las “mejoras” al proyecto y los eventuales beneficios que podría acarrear para la ciudad.

Entre ellos, destaca la disminución de 11 a 7 galpones para aves de postura y el reemplazo de la guanera por galpones de procesamiento para abono y comercialización.

Sin embargo, su exposición no estuvo ni cerca de convencer a los integrantes del cuerpo colegiado, especialmente a la alcaldesa Priscilla Castillo, quien criticó en duros términos las afirmaciones de la compañía.

CREDIBILIDAD

La primera autoridad comunal partió diciendo que “no sé si ponerme a llorar o reír”, ya que, a su juicio, la firma capitalina tenía planificado desde antes las “soluciones” que hoy plantea al Servicio de Evaluación Ambiental, tratando de apaciguar así las críticas con medidas como galpones para manejar el guano.

“No les creo nada, porque el papel aguanta todo. Nosotros pensamos en los niños y por eso no queremos industrias contaminantes. Creo que los empresarios deben empezar a entender desde ya que las industrias deben ser más pequeñas. En países como Alemania o Francia, no se autorizan estas empresas, porque la legislación protege a la ciudadanía”, dijo.

Además, Priscilla Castillo les enrostró que, además de las 180 toneladas diarias de guano, “es un proyecto muy contaminante para las aguas, sin contar el efecto vial de 31 camiones por día entrando por Lontué y pasando por Pichingal hacia la cordillera”.

LA RESPUESTA

En respuesta a dicho emplazamiento, Antonio Aguirre, planteó que “es un proyecto con un compromiso que se puede ir monitoreando año a año. Si usted ve que estamos desviados y no cumplimos, tiene todos los atributos para detenernos”.

Tal afirmación encontró inmediata respuesta en la alcaldesa, quien le corrigió diciendo que “eso no es así, porque tenemos una chanchera en Tres Esquinas que no cumple con ninguno de los temas legales, pero como en la Región no hay fiscalizadores y ningún Gobierno ha entregado recursos para tenerlos, los más perjudicados son los habitantes del sector”.

Priscilla Castillo terminó la intervención diciéndole al gerente de la polémica empresa que “usted no vive al lado de una avícola, los vecinos sí y estarán todos los días con las moscas. Eso no lo vamos a permitir”.

Cabe destacar que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) todavía está analizando los requerimientos del municipio y los demás organismos pertinentes para determinar la viabilidad de la avícola; decisión que finalmente recaerá en una comisión de Seremis encabezada por el Intendente de la Región del Maule, Pablo Milad.

0 1168

Resguardar la flora y fauna nativa, mejorar la fluidez en el acceso y brindar una experiencia turística de alta calidad. Con todo eso en mente, el Concejo Municipal de Molina aprobó por unanimidad la Ordenanza sobre uso, goce, protección resguardo y conservación del Parque Nacional Radal Siete Tazas, con sus alrededores.

El visto bueno definitivo para la normativa llegó tras meses de intenso trabajo, en el que participaron tanto organizaciones sociales como lugareños, personal de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), de la Corporación Municipal de Turismo y del municipio.

“Estamos contentos de poder dar un paso tan importante como éste, en donde estamos estableciendo una regulación para el tránsito de vehículos hacia el lugar, evitando así congestiones y potenciales accidentes. Además, dotamos de herramientas a Carabineros para fiscalizar, apoyando así el excelente trabajo de Conaf protegiendo el ecosistema de esta verdadera maravilla de la naturaleza”, comentó la alcaldesa Priscilla Castillo.

HORARIOS

La Ordenanza Municipal estipula que, entre el 1 de enero y el último día de febrero, los vehículos particulares podrán ingresar por la barrera de control de Carabineros desde 07:30 a 16:00 horas. Quedan fuera de la medida los residentes y visitantes con reservas, como también el transporte público.

Sin embargo, personal policial queda facultado para bajar la barrera cada vez que se encuentre superada la capacidad de carga vial del Parque, sin importar la época del año y la hora.

MASCOTAS

El texto también prohíbe el ingreso de mascotas y de animales de pastoreo tanto a la Reserva como al Parque Nacional, ya que perturbarían gravemente la vida silvestre, afectando irreversiblemente al ecosistema. Quedan exceptuados de esta disposición, las personas con discapacidad que requieran de perros guías, los que deberán portar siempre su arnés.

Además, la ordenanza es estricta en cuanto al manejo de la basura, ya que establece la obligación de mantener el medioambiente libre de agentes contaminantes, disposición que rige tanto para los comerciantes como para los visitantes del lugar.

RUIDOS Y FUEGO

También hay restricciones para lo que respecta a contaminación acústica, impidiendo la circulación de vehículos con escape libre o dispositivos que aumenten el ruido, al igual que los generadores de combustión interna que no tengan buenas condiciones en sus sistemas de silenciador. Tampoco se permiten altoparlantes y radios entre las 23:00 y 08:00 horas sin previa autorización del municipio.

De igual manera, se podrá encender fuego o usar fuentes de calor únicamente en los lugares autorizados, manipulado solamente cocinillas a gas o con carbón. Sin embargo, la administración puede prohibir de manera absoluta el uso de fuego.

CIRCULACIÓN

El documento detalla también que los motorizados podrán transitar a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora, prohibiéndose las motocicletas en los senderos y caminos internos del Parque. En tanto, los ciclistas podrán circular exclusivamente por los caminos vehiculares.

FISCALIZACIÓN

La fiscalización de lo mandatado en esta ordenanza corresponde a Carabineros, guardaparques de Conaf e inspectores municipales. Toda infracción será sancionada por el Juzgado de Policía Local con multas que oscilarán entre 1 a 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM), castigándose la reincidencia con 3 a 5 UTM.

El texto comenzará a regir desde que se publique en el Diario Oficial, comenzando primero con un período de marcha blanca.

0 809
  • La alcaldesa Priscilla Castillo también planteó la necesidad de modificar este tipo de procesos, donde la decisión final corresponde al Intendente con sus Seremis, sin derecho a voto de la comunidad.

Un duro revés volvió a sufrir la empresa Núcleo Agricovial en la segunda jornada de participación ciudadana en el marco de la eventual instalación de una avícola en Molina.

En esta oportunidad, la localidad precordillerana de El Yacal fue el escenario de exposición de la compañía que nuevamente se fue sin poder dar respuesta satisfactoria a la serie de inquietudes que manifestó la comunidad.

Cabe destacar que en esta jornada no estuvo presente Germán Vial, propietario de la firma que realizó polémicas declaraciones el día anterior, desconociendo primero las 186 toneladas de guano diarias que producirá su planta y afirmando después que no tendría problemas en vivir al lado de tamaña cantidad de heces.

 

CRÍTICAS

Los dardos de los vecinos apuntaron no solo a la avícola, sino también al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), ya que esperaban ser informados sobre el grado de avance del proceso y no ser conminados a buscar los datos en el sitio web del organismo, ya que no todos poseen acceso a Internet en el campo.

Así lo expresó Sergio Larraín, habitante del lugar, quien dijo que “la presentación de ellos fue muy complicada, hicieron una clase magistral sobre lo que son, pero sin posibilidades de hacer preguntas. Nadie entendió de lo que estaban hablando y algunos pensamos que está todo arreglado”.

Más tajante fue Federico Orellana, asesor del Comité Ecológico de la comuna, quien aseguró que “la exposición de la compañía fue una burla, pero lo más grave fue lo que hizo el SEA, que hoy dio pena al no traer información vital para la comunidad”.

 

DERECHO A VOTO

Por su parte, la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, también llamó la atención acerca de la necesidad de cambiar el sistema para evaluar este tipo de proyectos. “La voz de la ciudadanía, ¿cuándo se escucha? Se oye solo a través de los Seremis, pero pienso que nosotros también deberíamos tener ese derecho a voto”, planteó.

Además, señaló que “en los discursos del Intendente (Pablo Milad), hemos escuchado que quiere potenciar el turismo; pero si nos aprueban la avícola, nos van a matar el Parque Nacional Radal Siete Tazas. Yo creo que él no estará de acuerdo en hacer eso”.

La jornada de participación ciudadana tendrá un nuevo episodio hoy, esta vez en la localidad curicana de Potrero Grande. Por su parte, el SEA estará recibiendo hasta el 12 de diciembre las observaciones técnicas de los organismos pertinentes.

  • Los vecinos salieron en caravana desde la Plaza de Armas para expresar su rechazo al proyecto frente a la propia empresa, llamándoles la atención las contradicciones que presentó la compañía en su exposición y las posteriores declaraciones de su propietario, quien afirma no tener problemas con vivir al lado de 186 toneladas de guano.

 

Un centenar de personas arribó en caravana hasta el sector precordillerano de La Palmilla para dar inicio al proceso de participación ciudadana solicitada por el municipio en el marco de la eventual instalación de una avícola en Molina.

En esta oportunidad, profesionales del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), encabezados por su director, René Christen, explicaron tanto a los vecinos como a la alcaldesa Priscilla Castillo y a integrantes del Concejo Municipal los pasos legales que debe seguir la iniciativa, así como las observaciones que puede realizar la comunidad junto a los organismos técnicos.

Sin embargo, uno de los momentos más polémicos de la jornada efectuada en la escuela de la localidad fue al momento de la exposición de los representantes de “Núcleo Agricovial”, quienes no dejaron conformes a los asistentes con sus explicaciones.

CONTRADICCIONES

Llamó la atención de los vecinos la serie de contradicciones expuestas por la compañía perteneciente a la familia Vial Altamirano, como por ejemplo, la afirmación de que emplearán un galpón cerrado para las heces; sin embargo, su propia Declaración de Impacto Ambiental (DIA) da cuenta de un espacio abierto.

Además, uno de los dueños de la firma, Germán Vial, manifestó desconocer las 186,3 toneladas diarias de guano que el mismo documento indica que generará la avícola; aunque, para él, no representa mayor problema, ya que “nosotros tenemos 1 millón cuatrocientas mil gallinas en El Romeral y, aunque hoy no, he vivido toda mi vida ahí”. El propietario aseguró, además, que no tiene un plan para aminorar el impacto que generará su proyecto en el turismo y en Radal Siete Tazas, como tampoco tiene intenciones de echar pie atrás.

EMPLAZAMIENTO

En medio de la reunión y, tras explicar que “en países como Suiza o Alemania, este gigante no se autoriza” la alcaldesa Priscilla Castillo se dirigió al empresario para decirle que “yo le pido a usted, que es el dueño, que plante frutales o algo amigable con el medioambiente y la comunidad. Una empresa como ésta, de verdad que nos matará la calidad de vida y el desarrollo turístico que estamos pensando para el sector. Por tanto, yo apelo a su criterio, porque ni yo ni ninguno de nosotros puede competir con usted, porque puede contratar al mejor estudio de consultores y abogados. Apelo a su sentido humano, porque no queremos esta avícola que destruye nuestra calidad de vida”.

Para hoy miércoles está programada la segunda jornada de participación ciudadana, esta vez en El Yacal, a contar de las 18:30 horas.

 

Era la última expedición del año y quisieron despedirla con todo. Es por eso que, coronando lo que ha sido una serie de retos, el “Desafío Chiquillanes” permitió que más de 80 excursionistas conocieran parte de la zona precordillerana de Molina.

Organizada por la Corporación Municipal de Turismo, junto a su par de Deportes, la actividad contó, como ya se ha hecho tradición, con la propia alcaldesa Priscilla Castillo escalando la montaña. Sin embargo, hubo un participante que llamó la atención al asumir el reto pese a su discapacidad física.

SENDERO CON HISTORIA

La travesía comenzó en la madrugada del domingo, ya que los asistentes debieron salir temprano desde sus hogares para estar a tiempo en Parque Inglés, punto de partida de lo que sería un día mágico para muchos.

Los primeros pasos ya daban cuenta de las maravillas naturales que esconde el Cerro Chiquillanes, llamado así por una antigua etnia precolombina que habitaba en dicho sector, siendo sus integrantes famosos por ser cazadores feroces y guerreros cuyo nombre aterraba el corazón de otros poblados. Las flechas y piedras horadadas que se han encontrado de ellos, así lo confirman.

Los árboles caducifolios como los robles adornaban el histórico sendero, en donde poco a poco fueron dando con lugares que fueron objeto obligado de fotografías. Sitios como “Los Tres Coihues”, la vertiente El Canelo y el mirador de Los Chahuales fueron algunas de las más llamativas paradas, como también el mirador natural con vista hacia el volcán Descabezado Grande.

Tras abordar la quebrada de “La Leona”, los aventureros conectaron con el “Sendero Malacara”, epílogo del trayecto de más de cinco horas de viaje, en donde los más pequeños (desde 12 años en adelante y acompañados de un adulto responsable) pudieron también apreciar insectos, arañas y aves autóctonas chilenas.

EJEMPLO DE INCLUSIÓN

Hubo un participante que se robó todos los aplausos, al demostrar su tenacidad pese a contar con una discapacidad física, como es la ausencia de una extremidad. Se trata del ex niño símbolo de la Teletón, Alejandro Rojas, quien actualmente se desempeña en la Municipalidad de Molina como Jefe de Finanzas.

Acompañado de su hijo, Joaquín, realizó todo el recorrido y, pese a lo agotador del viaje, llegó sin problemas a la meta. “Siempre me han gustado los desafíos y, cuando supe de éste, quise poner al límite mi capacidad mental y física”, parte contando.

El profesional agrega que “no pensé que iba a ser tan difícil, pero nunca me arrepentí. Además, que el equipo se portó muy bien, comprobé que todo es posible. Llegué cansado, pero es una satisfacción personal, lejos, de las mejores que he tenido en mi vida. Es impresionante todo lo que uno aprende cuando sale de su zona de confort”.

CONTENTOS

Entre los excursionistas, algunos ya habían comprobado las bondades de la montaña en retos anteriores, como es el caso de Alexandra Contreras. “Éste es mi segundo desafío, antes vine al Fraile, pero ahora fue más entretenido, porque hicimos muchas paradas”, dijo.

Similar opinión tuvo Maritza Cruz, vecina de Entre Ríos también participó anteriormente en otro recorrido y “esta vez vine con mi hijo. Agradezco al municipio por esto y esperaremos el próximo”.

En tanto, el molinense Eleuterio Díaz valoró que esta iniciativa “ayuda a las personas jóvenes y a los no tan jóvenes a empezar a interiorizarse en los ejercicios. Está muy bien organizada esta experiencia”.

VUELVE EL PRÓXIMO AÑO

Tras completar la ruta como una aventurera más, la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo,  detalló que “llegamos desde temprano para subir el cerro y conocer los distintos paisajes, encontrándonos con bosques de robles, tierra húmeda y hasta un poco de lluvia. Hacemos la invitación a todos para los próximos desafíos, porque, de verdad, son espectaculares”.

Por su parte, el gerente de la Corporación Municipal de Turismo, David Bugueño, explicó que “se han logrado nuestros objetivos de dar a conocer los atractivos de la comuna. Tuvimos desde niños hasta adultos mayores, haciendo de esta experiencia, algo importante”.

El directivo añadió que “el próximo desafío será en 2019 durante la primera semana de abril en El Bolsón, que es mucho más cerca de la cordillera, así que todos atentos a nuestras redes sociales para poder participar”.

 

Hasta la propia Gobernación de Curicó llegó el equipo de la municipalidad de Molina, encabezado por la alcaldesa Priscilla Castillo, para exponer los detalles del polémico proyecto que pretende instalar una avícola en la ruta hacia el Radal Siete Tazas, generando 186 toneladas diarias de guano.

En la oportunidad, la Gobernadora Macarena Pons convocó a representantes de diversos servicios públicos, tales como el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), junto a la Directora Provincial de Educación, Irene Cortés. También estuvo presente el alcalde de Río Claro, Américo Guajardo, mientras que a nombre del municipio curicano estuvo el concejal Javier Ahumada.

La cita permitió que los presentes se informaran acerca de la serie de problemas que generará la iniciativa de la empresa “Núcleo Agricovial”, ya que sus tres hectáreas con deshechos afectarán a localidades incluso de Río Claro y de Curicó, incluyendo escuelas y a la economía que se nutre del turismo.

COMPROMISOS

Tras el encuentro, la Gobernadora Macarena Pons anunció que reunirá las observaciones de todos los organismos pertinentes para ponerlos a disposición quien tiene última palabra. “Nos juntamos con los servicios involucrados en este proceso y la idea es generar un informe sólido, contundente y objetivo para poder asesorar al Intendente, Pablo Milad, de modo tenga las herramientas necesarias para que pueda tomar la decisión más acertada en este caso”, dijo.

La autoridad agregó que escuchó la opinión de cada profesional, “así que ahora lo que queda es consolidar esa información para entregarla al Intendente y ver cuáles son los pasos que seguirá este proceso”.

PELIGRA EL TURISMO

La alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, afirmó que “toda la comunidad está en contra de la avícola y nosotros, como municipio junto al Concejo Municipal, estamos en la línea de defender lo que hemos construido con mucho esfuerzo”.

Además, recordó que, a nivel regional, “hay un impulso del Intendente de fortalecer el turismo que tanta falta hace para generar más empleo y desarrollo; es por lo mismo que nos oponemos a la empresa, porque en definitiva, lo que hace es matar el turismo en Molina, parte de Río Claro y Curicó”.

APOYO TRANSVERSAL

Sacando la voz por la municipalidad curicana, el concejal Javier Ahumada indicó que “evaluamos muy fructífera a esta reunión porque se está tomado la determinación de apoyar a Molina y a su alcaldesa en que la empresa no se instale, porque esto va en desmedro de la salubridad y la calidad de vida de las personas”, agregando que, en su comuna, “nos vemos afectados en la zona de la precordillera”.

Por su parte, el alcalde de Río Claro, Américo Guajardo, manifestó que “nosotros, como administración municipal y junto a nuestros concejales, nos oponemos a la construcción de esta avícola. No queremos que se destruya nuestra naturaleza y hago un llamado a todas las autoridades tanto regionales como nacionales para que no le den el paso a esta empresa”.

Consultado sobre futuras acciones, respondió que “lo comenté el otro día, si esto no se resuelve en Talca, nos tendremos que trasladar a Santiago a pedir explicaciones por este tema que es tan grave”.

 

Sábado 7 de Diciembre de 2019
  • UF: $28.267,34
  • Dólar: $784,25
  • Euro: $871,10
  • IPC: 0,10%
  • UTM: $49.623,00