Ponce y Berguño

Ponce y Berguño

En los momentos en que el Ejercito, dedicado a maniobras, el 7 de Abril de 1915, manifestaba su progreso y la eficacia de su instrucción y disciplina, un suceso luctuoso cubría de crespones sus estandartes y extendía en todo el país la noticia de la muerte de dos jóvenes y brillantes pilotos, víctimas del celoso cumplimiento de su deber. Un biplano Breguet, ocupado de las exploraciones militares que impone la guerra moderna, sufrió un accidente y precipitó al piloto, teniente Tucapel Ponce y al oficial explorador, teniente Emilio Berguño, desde gran altura bastaba la lacónica noticia para llorar la pérdida de dos perfectos soldados esperanza del Ejercito y del país. Pertenecían a la entusiasta y aguerrida pléyade de oficiales que han dado a la Escuela de Aviación de lo Espejo el prestigio fundado que tiene en el mundo de la aviación Militar, por haber sido la primera y la más perfecta que surgiera en Sud América y por la constante y certera dirección que se logró imprimirle.

tucapel-ponce

A las 11.30 del 7 de Abril, el Breguet 100HP había aterrizado en el campo neutral de San Rafael para proveerse de bencina, elevándose luego para continuar investigando la situación del partido rojo en el Sector San Rafael – Curicó. A las 12:15 y mientras cumplía con su misión, a 900 metros de altura, parece que el motor falló, motivo por el cual Ponce picó su máquina para aterrizar, eligiendo para el caso un potrero en el fundo “El Triángulo”, de propiedad del señor Bascuñán: pero un fuerte viento Sur le impidió hacer la maniobra con felicidad, como tantas veces lo había hecho, precipitando al Breguet en rápida caída.

La habilidad y el valor de que siempre dio pruebas no le faltaron, pero la naturaleza lo venció. El capitán Enrique Pérez Lavín, Comandante. durante las maniobras de la escuadrilla Norte afecta al Comando de la segunda división,  se transladó en el acto al lugar del accidente y procedió, en compañía de los mecánicos Miguel Cabezas y Conrado Schudeck, a extraer los cuerpos de las victimas y a examinar los restos del aparato, en especial los cables de comando de las alas y timones. Todos estaban intactos, y la posición recogida de los brazos contra el pecho del piloto, con las manos fuertemente asidas al volante de comando, demostraba el esfuerzo inútil hecho sobre el timón de profundidad. El aparato había comprometido su estabilidad longitudinal y se encontraba en la situación que los franceses llaman “engagé”, siendo su caída motivada por perdida de velocidad (Spin). Es interesante saber que la manera de recuperar el vuelo normal de un avión que cae en “spin” sólo se conoció en Chile, con la llegada del mayor señor Frank Scott en 1920.

Ponce y Berguño murieron instantáneamente, pues quedaron destrozados hasta el extremo de no reconocerles sino por el uniforme. El golpe fue tan recio que el motor se enterró casi por completo en el suelo. 

La hora precisa de la catástrofe ha podido apreciarse matemáticamente, pues el reloj que llevaba el piloto, detuvo su marcha marcando las 12 en punto, hora peligrosa, según muchos aviadores de esa época, por ser frecuentes los remolinos de aire. Ponce gozaba de las más sinceras simpatías y sus vuelos habían provocado repetidas veces la admiración de los espectadores.

emilio-bergunoNo menos sentida fue la muerte de su compañero Emilio Berguño, inteligente, instruido y contraído al trabajo como pocos. Cabe mencionar que Berguño tuvo resistencia de parte de su familia para ingresar a la Escuela de Aviación, en calidad de alumno. Su entusiasmo lo hizo inscribirse como observador en las maniobras, encontrando la muerte en su primer vuelo.

Los despojos mortales de estos jóvenes héroes, fueron conducidos a Molina, cuyo homenaje dentro de las reducidas proporciones que  imponían las circunstancias, asumió los caracteres de una verdadera apoteosis.

Desde Molina los restos fueron enviados por ferrocarril a Santiago, En el Cementerio General hicieron uso de la palabra, entre otros, los Ministros de Industria y Obras Públicas, don Cornelio Saavedra, en representación del gobierno: Capitán Luis Cabrera Gana, teniente Tobías Barros, por el Regimiento de Artillería Tacna N1: Teniente Oscar Fenner, por la Escuela Militar: don Armando Venegas, don Hector Arancibia Lazo, don Samuel Fernández Montalva.

www.memoriachilena.cl