Feria Campesina 2017

Historia

haciendaquechereguasUno de los lugares históricos más importantes de la región corresponde a la hacienda de Quechereguas, ubicada en el camino Casa Blanca.

-Molina, lugar quizás desconocido para muchos molinenses, ya que fue escenario de varias acciones bélicas durante la Guerra de la Independencia y se constituyó en el lugar preferido del Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme en su paso por esta zona, usándola en una ocasión como línea defensiva en la campaña final de la Patria Vieja. Allí, O’Higgins pensó que debería formarse la última línea defensiva para oponerse al invasor.

Fue así como hizo fortificar la bodega y la ramada de matanza de la Hacienda, formando parapetos, con el charqui y el cebo que allí se guardaba. Además dispuso estratégicamente la artillería y esperó a pie firme el ataque realista. Esta acción patriota fue decisiva para que el general español determinara firmar el Tratado de Lircay, que pondría fin a las hostilidades y diera a la posterior invasión enviada desde el Perú al mando de Mariano Osorio.

El proceso de fundación de la ciudad de Molina se inicia a comienzos de 1834, cuando el entonces Intendente de Talca, José Donoso Bustamante, visita la Hacienda Quechereguas y conoce allí el deseo de su propietario, José Antonio Rosales, Diputado de la Provincia de fundar un pueblo en uno de los extremos de su propiedad, limitando con la Hacienda Villa Verde. En marzo de 1834, la máxima autoridad de la provincia previo informe de personalidades del sector, entre ellos el cura de Lontué, envía la peticional Presidente de la República, Joaquín Prieto.

historia-arribaTranscurren los meses de 1834 y, el 10 de diciembre se recibe el Decreto del 28 de Noviembre por el cual se crea la nueva población con el nombre de Villa de Molina, en memoria del Abate Juan Ignacio Molina, notable sabio chileno que enriqueció las ciencias de la nación, según reza el documento.
La Villa quedó instalada en los terrenos donados por el Diputado Rosales y su esposa, María del Tránsito de la Cruz, en el mismo lugar en donde hoy se emplaza la Parroquia de Molina. Allí, antes de su fundación, existía un pequeño poblado conocido como Villorrio del Tránsito y, según cuentan la tradición, el primer habitante de la naciente villa fue un inquilino de apellido Avendaño.

Ya a comienzos de 1835, el 26 de enero, se informa de la demarcación de la Villa en el valle de Quechereguas, con una plaza y calles que salen de sus esquinas a los cuatro vientos, (sistema ajedrezado, proveniente de España, amplia y acogedora). Las calles tienen 12 metros de ancho, como una forma de prevenir a la población de los frecuentes temblores que se sienten en la zona.

plaza3El 23 de octubre de 1835 se determina la creación del Departamento de Lontué, designándose a Molina como la Primera Subdelegación y capital de dicho territorio.
Hacia 1870, la Villa tenía nuevas calles y una buena cantidad de casas de barro y adobes. Ya se había formado un cuadrado con 25 manzanas y el poblado era centro de una importante actividad agrícola y comercial. Al continuar con este recorrido del pasado glorioso de muchos molinenses y que están guardados en las paginas de nuestra historia nacional, nos encontramos con la guerra del pacifico, donde molinenses participaron integrando el batallón Lontúe.

El aporte de la gente de esta tierra a la Guerra del Pacífico. en la cual en la Batalla de la Concepción inmolara su vida el joven soldado Luis Cruz Martínez, fue generosa y solidaria.
En octubre de 1873, la Ilustre Municipalidad de Molina hace una petición al gobierno, en el sentido de que la Villa sea designada CIUDAD, lo cual se consigue por el Decreto del 7 de noviembre de ese mismo año, con la firma del Presidente, Federico Errázuriz.
Habían transcurrido apenas 40 años de historia y Molina había alcanzado ya el título de ciudad, lo cual vino a demostrar el espíritu de superación de sus habitantes que, con esfuerzo, trabajo, tesón y mucho cariño por su tierra, habían transformado el humilde Villorrio del Tránsito en un importante centro poblacional de la zona central de Chile que, con el tiempo, sería punto álgido del quehacer de un vasto territorio donde reinan las vides y se producen los mejores vinos del país, con hermosos lugares que se abren al visitante siendo importante aporte al turismo de la Región.