La solidaridad fue protagonista durante toda la semana en nuestra comuna, puesto que gracias al esfuerzo de la comunidad molinense que se puso la mano en el corazón para que siga adelante la obra de las Hermanas del Buen Samaritano. 

Fueron seis días durante los que se recibieron alimentos no perecibles, pañales para adulto y útiles de aseo en la entrada del Teatro de Molina. Contando con la participación de los colaboradores del municipio, durante cada jornada se iban incrementando las donaciones de todas las almas nobles que pasaban por el centro de la ciudad.

Si hay algo que distingue los habitantes de nuestra comuna son los valores y eso quedó demostrado, con grandes y chicos cooperando para mantener vivo el legado que nos dejó la Madre Irene García de Prado.

El clímax se vivió el sábado cuando, en transmisión conjunta con radio RTL, se realizó una caravana compuesta por una decena de vehículos que potaban toda la ayuda recolectada tanto en Curicó como en Molina. Liderando la ruta, se encontraba la alcaldesa, Priscilla Castillo, quien también tomó parte en las labores de descarga una vez que se llegó al recinto.

Pese al frío de la noche molinense, el calor humano de los asistentes pudo más y permitió que entre todos, se pueda gritar “¡Misión cumplida!”, en medio de los aplausos del personal de la fundación por haber superado con creces la meta.

Sin comentarios

Deja un comentario