A pesar del intenso calor, Molina igualmente se congregó en masa para despedir a la Madre Irene García de Prado, fundadora de la Congregación Hermanas del Buen Samaritano, quien falleció el viernes al mediodía.

A las 15:00 horas, y tras una misa en la Capilla del Hogar del Buen Samaritano donde estaban siendo velados los restos de la religiosa, comenzaron las actividades de despedida de la religiosa. El Orfeón Juvenil de Molina acompañó el féretro hasta la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito en la plaza.

La masiva Eucaristía fue encabezada por el Nuncio Apostólico en Chile, Monseñor Ivo Scapolo y tuvo una duración de casi dos horas. Al finalizar, se trasladaron los restos de la Madre Irene hasta el Cementerio Parroquial, también acompañada en una multitudinaria procesión, para ser sepultada en el Mausoleo de la Congregación, acompañada de una gran multitud de personas.

“Toda la comuna de Molina, todos sus habitantes, lamentan mucho la partida de la Madre. Igual se entiende que todas las personas cumplimos  un ciclo, pero lo más destacado es saber que ella dedicó  toda su vida a los más pobres”, afirmó la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo.

Respecto a la jefa comunal, junto con agradecer el legado que dejó, Castillo recordó cuando, en una visita al Hogar, recibió el “reto” de la religiosa, ya que en su condición de autoridad, en aquella oportunidad comentó que muchos visitaban el recinto para entregar su “saludo”, cuando los pobres necesitan “más que eso” , ya que “no pueden esperar”.

Por lo mismo, aprovechando la presencia del senador, Andrés Zaldívar, Castillo expresó la necesidad de que el Gobierno pueda apoyar la obra que dejó la Madre Irene, entregando algún tipo de aporte para costear los gastos que van de la mano con su funcionamiento. “Senador (Zaldívar), usted que trabaja en el presupuesto de la nación, creo que el Gobierno tiene una tremenda deuda con las Hermanas del Buen Samaritano. Y se pueden destinar recursos, se puede hacer las leyes que sean necesarias para que de parte del Gobierno llegue una asignación”, dijo la alcaldesa. “Muchos de nosotros tuvimos el privilegio de conocer en vida a una santa, la santa Madre García de Prado”, concluyó.

 

Sin comentarios

Deja un comentario